¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Centenario de Panchito

por / miércoles, 15 octubre 2014 / Publicado enNotas de prensa

Fiesta en Panchito de San Sebastián por su centenario

La empresa cafetera Panchito de Casa Paulista celebra su centenario. La historia de Casa Paulista está ligada a un simpático personaje que se plantó hace ahora un siglo en la calle Garibay nº 9, y allí sentado, con una sonrisa radiante ha visto pasar desde su privilegiado escaparate, el discurrir de modas, gentes, convulsiones políticas… y varias generaciones de niños que siempre le han saludado desde el otro lado del cristal.

 

fiesta-panchito-cafe-donostia-sansebastian-2014

 

Nos referimos al “negrito Panchito”, que aproximadamente hacia 1910 llegó desde Sao Paulo (Brasil) con los hermanos Luis y Alfonso Eguía, cuando pusieron en esa calle su tienda de “ultramarinos”. Entre los productos de alimentación, presentaban los diferentes tipos de café, en pequeñas cestas, al pie de nuestro personaje, que ocupaba uno de los dos escaparates que en origen tuvo el establecimiento.

 

fiesta-panchito-cafe-donostia-sansebastian

 

Fue en 1923 cuando el establecimiento se traspasa a los nuevos dueños, Armando Larzábal Labayen y Gabino Garmendia Zubeldia, socios y sobre todo amigos, que se hacen cargo de Casa Paulista. Aunque en un principio se dedicaron como sus dueños anteriores a los ultramarinos, pronto la personalidad de Panchito se adueñó del negocio y el café fue la especialidad que acabó siendo el único producto. Hacia 1955 tras el fallecimiento de los antiguos socios, el local de la calle Garibay 9 se divide en dos mitades, continuando Casa Paulista con su “negrito” en una de ellas. Sería entonces Juan Larzábal Recarte, hijo de Armando, quien seguiría también hasta su muerte en 1980, como responsable comercial de la sociedad de los dos antiguos socios. Se hace cargo entonces Margarita Ciriquiain esposa de José Luis Larzábal hijo a su vez de Juan. La sociedad Garmendia-Larzábal continuó en Garibay 9 hasta 1995 en que la cuarta generación de los Larzábal compran el negocio a sus antiguos socios, conservando la marca “Casa Paulista” y su emblema “Panchito. Primero fue Antxón quien se puso al frente del negocio y más tarde, sus hermanos Íñigo e Inmaculada se han incorporado también a la empresa familiar.

 

panchito.sanse.donosti

Tras casi 90 años, Panchito no estaba viejo, pero se debió tomar unas vacaciones, pues el local de la calle Garibay, se tuvo que vender. Casa Paulista dejó de atender a la clientela habitual al trasladarse a polígono 27 de Martutene (Paseo Ubarburu 76) donde continuó con la comercialización a la hostelería, ofreciendo diferentes tipos y mezclas de cafés. Pero pasaron 10 años y los actuales responsables, seguramente ante la insistencia de Panchito, volvieron a la calle con un nuevo concepto de tienda, la de venta de de tés y cafés en sus múltiples variedades y procedencias y la moderna idea del “take away” o servicio de cafés en vaso que lo puedes llevar a la calle. Y eligieron un local ideal, en la esquina de la Plaza de Gipuzkoa con la calle peatonal de Txurruka.

 

evento-sansebastian-fiesta-panchito

El éxito ha sido rotundo. En un local de paredes de cristal, se ve en su interior anaqueles repletos de grandes cajas ordenadas, con la marca “Panchito” en una enorme variedad de tés y cafés. Personal joven atiende y aconseja sobre las cualidades de cada artículo y la más que abundante clientela entra continuamente para proveerse para casa o para tomarse un café mientras pasea por la ciudad… Un restaurado y elegante Panchito ha vuelto a sentarse en su silla de siempre para seguir ofreciendo su sonrisa alegre a los donostiarras. Llama la atención el poder de atracción que ha tenido para la juventud. Panchito se ha convertido en punto de encuentro para muchas cuadrillas que allí “quedan” mientras se toman un chocolate o un café.

El éxito se ha repetido en otro nuevo “Panchito” abierto en la Calle Fuenterrabía de San Sebastián. Sin duda que el estado de salud de este comercio centenario es tan bueno como el de nuestro entrañable negrito y por mucho tiempo, la tienda de café más antigua de Donostia, nos seguirá atrayendo con su aroma para tomarnos en cualquier momento un descanso y un caliente vaso de café.

Deja un comentario

SUBIR